Amaurosis fugax

La amaurosis fugax o amaurosis fugaz, a veces llamada ceguera monocular temporal, es la pérdida de la visión temporal en un ojo.

Síntomas

La amaurosis fugaz se describe como una pérdida de la visión monocular transitoria. En aproximadamente un cuarto de los pacientes aparece como una “cortina que desciende verticalmente en el campo de visión en un ojo”. 1

Otras personas lo describen como un oscurecimiento, empañamiento o visión borrosa. Esta pérdida de visión total o parcial suele durar sólo unos segundos, pero puede durar minutos o incluso horas, dependiendo de la causa. 2

Cuándo consultar a un médico

La pérdida temporal de la visión puede ser una señal de un problema grave, por lo que es importante buscar atención médica, incluso después de que la pérdida de la visión se resuelve, ya que es un síntoma que por lo general anuncia eventos vasculares graves, incluyendo un derrame cerebral. 3 Una vez que se identifica la causa, puede ser tratada para evitar problemas adicionales en el futuro.

Causas

Las causas de la amaurosis fugax pueden ser clasificadas en cinco grupos: de origen embólico, hemodinámico, ocular, neurológico e idiopático (causa sin identificar). La diabetes, la hipertensión y el tabaquismo son factores que aumentan el riesgo de padecer esta condición.

Origen embólico y hemodinámico

© Blausen.com staff. "Blausen gallery 2014". Wikiversity Journal of Medicine. DOI:10.15347/wjm/2014.010. ISSN 20018762.Diagrama de un paciente con estenosis de la arteria carótida

La pérdida visual monocular transitoria se produce debido a una reducción temporal del flujo de sangre en la arteria retiniana, la arteria oftálmica o la arteria ciliar, lo que lleva a una disminución en la circulación de la retina. Las causas incluyen:

  • Aterosclerosis de la arteria carótida
  • Aterosclerosis de la arteria oftálmica
  • Émbolos cardíacos
  • Vasoespasmo temporal
  • Arteritis de células gigantes
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Vasculitis eosinofílica
  • Síndrome de hiperviscosidad
  • Policitemia
  • Hipercoagulabilidad
  • Deficiencia de proteína C
  • Trombocitosis
  • Hipertensión maligna

Origen ocular

Las causas oculares incluyen iritis, queratitis, blefaritis, desprendimiento posterior del vítreo, glaucoma, hemorragia intraocular, coloboma, miopía, hemangioma orbital, osteoma orbital y queratoconjuntivitis seca.

Origen neurológico

Las causas neurológicas incluyen neuritis óptica, papiledema, esclerosis múltiple, migraña, hipertensión intracraneal y tumor intracraneal.

Diagnóstico

El diagnóstico empieza evaluando el historial clínico, seguido de un examen físico. Las pruebas incluyen:

  • Análisis de sangre. Varias pruebas de laboratorio deben ser ordenadas para investigar algunas de las causas más comunes, como un hemograma completo, la velocidad de sedimentación globular, el perfil de lípidos, y el nivel de glucosa en la sangre.
  • Pruebas de imagen. Un oftalmólogo puede examinar el ojo y realizar algunos estudios de ultrasonidos para comprobar el suministro de sangre. Si los resultados de la ecografía son normales se puede realizar una angiografía carótida.

Estos exámenes se utilizan para explorar las posibles causas, con la esperanza de identificar la causa de la pérdida de la visión experimentada por el paciente.

Tratamiento

El tratamiento de la amaurosis fugax depende de la causa:

  • Derrame cerebral. Si la amaurosis fugaz es causada por un derrame cerebral, necesita ser tratado inmediatamente para prevenir un daño al cerebro.
  • Lesión aterosclerótica. Una obstrucción en el suministro de sangre al ojo, puede requerir cirugía para hacer frente a la obstrucción o colocar un stent de manera no vuelva a ocurrir un bloqueo.
  • Glaucoma. Si la amaurosis fugaz es causada por una condición crónica como el glaucoma, puede ser una señal de que se necesita una mejor gestión o un tratamiento más agresivo.

Referencias

  1. North American Symptomatic Carotid Endarterectomy Trial Collaborators (Agosto de 1991). “Beneficial effect of carotid endarterectomy in symptomatic patients with high-grade carotid stenosis. N. Engl. J. Med. 325 (7): 445–53. doi:10.1056/NEJM199108153250701. PMID 1852179.
  2. Lord RS (Agosto de 1990). “Transient monocular blindness”. Aust N Z J Ophthalmol 18 (3): 299–305. doi:10.1111/j.1442-9071.1990.tb00624.x. PMID 2261177.
  3. Benavente O, Eliasziw M, Streifler JY, Fox AJ, Barnett HJ, Meldrum H (Octubre de 2001). “Prognosis after transient monocular blindness associated with carotid-artery stenosis”. N. Engl. J. Med. 345 (15): 1084–90. doi:10.1056/NEJMoa002994. PMID 11596587.